La ley ‘rider’ aprobada

Los repartidores dejarán de ser autónomos y empezarán a ser considerados asalariados. La ministra, Yolanda Díaz, pide responsabilidad para cumplir la nueva legislación.

Sponsored imageEste pasado martes, después de dos meses de que le Ministerio de Trabajo y Economía Social llegara a un acuerdo con los agentes sociales, el Consejo de Ministros ha aprobado la ley ‘rider’.

A partir de esta medida, los denominados ‘riders’ de las diferentes plataformas digitales, pasarán a ser asalariados de estas plataformas. Por lo tanto, dejan de tener su consideración de autónomos, como venía siendo hasta ahora.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, asegura que, esta nueva ley protege a los más vulnerables, concretamente, a los más jóvenes del sector. “Es el momento de impulsar los vientos de cambio y de propiciar la mejora del bienestar en nuestro país”, recalcó la vicepresidenta en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

 

En esta misma rueda de prensa, la ministra expresó su gran satisfacción con la nueva legislación, y afirmó que es España esta siendo pionera en esta materia, introduciendo la primera ley vigente en Europa que regula a estos trabajadores.

Además, Yolanda Díaz, destacó la importancia del acuerdo del pasado 10 de marzo con empresarios y sindicatos, donde se establecía que los ‘riders’ dejaran de ser autónomos. “Un joven en bicicleta con una ‘app’ no es un emprendedor, dado que no tiene ningún margen de autonomía”, comentó la ministra sobre las condiciones de trabajo de los repartidores.

 

Ruegan responsabilidad

Según datos el Ministerio de Trabajo, la nueva legislación beneficiará a los 18.000 ‘riders’ que hay actualmente en España. Por el contrario, la patronal de las empresas de reparto eleva esta cifra a los 30.000 repartidores.

Sin embargo, no todos los ‘riders’ están de acuerdo con esta ley. Muchos rechazan la nueva norma y se han manifestado este martes en varias ciudades. Sobre esta nueva ley, creen que “va a dejar a 15.000 trabajadores sin empleo”.

En un principio, el Ministerio de Trabajo pretendía que la nueva ley se ampliase a otros sectores, fuera del ámbito de las empresas como Glovo o Deliveroo, sin embargo, las expectativas fueron más bajas. La CEOE -Confederación Española de Organizaciones Empresariales-, pese a su desconfianza inicial, aceptó la ley. Sin embargo, Glovo, abandonó la patronal a la que acusó de no tenerles en cuenta durante la negociación, ya además recalcan que la ley ‘rider’ es “precipitada, imprecisa y no dialogada”.

En este contexto, la vicepresidente Yolanda Díaz, expresó que, de igual manera que “los trabajadores no deben temer a los cambios tecnológicos, las empresas no deben temer a los derechos laborales”. Además, justificó su respuesta con que la mayoría de las plataformas de reparto, cumplen con las normas establecidas, por lo que, si alguna plataforma, no cumpliera dichas condiciones, se podría estar hablando de competencia desleal, en términos de derecho mercantil.

La ministra insistió en que hay que cumplir la nueva norma vigente, ya que “ni debe haber competencia desleal ni debe existir temor”. En esta norma, el Supremo entiende que las plataformas de reparto no son simples intermediarios entre el repartidor y el cliente, sino que por el contrario, consisten en empresas que prestan servicios de mensajería, y que además, tienen la capacidad para fijar las condiciones laborales.

Es por eso por lo que se considera que existe una relación laboral, donde el repartidor es un asalariado. Además, argumentan esta consideración, con el hecho de que los ‘riders’ trabajan dentro de una organización de trabajo de una empresa, y no cuentan con su organización empresarial propia y autónoma.

 

Novedades en la legislación

El punto de inflexión más destacable de la nueva ley es la presunción de laboralidad de los repartidores. Por lo tanto, los ‘riders’ pasarán a ser asalariados de las plataformas, a no ser que se demuestre que son autónomos.

Por otro lado, los representantes de los trabajadores podrán acceder los algoritmos que influyen en las condiciones de trabajo. Estas formulas matemáticas tienen su efecto en las decisiones laborales de la empresa y en la elaboración de perfiles de los trabajadores.

“Todo el mundo tiene derecho a saber las razones de las decisiones que le afectan, por lo que no se pueden automatizar a través de un algoritmo sin dar explicaciones al trabajador o la trabajadora”, subrayó la vicepresidenta. “Han de saber lo que esconde el algoritmo, porque detrás de un algoritmo hay una decisión”, recalcó Díaz sobre este sistema.

Enlace tarifas

JF Mobile Menu

Enlace contacto

Contacto Espacio