El nuevo cese de actividad se le ha concedido al 4% de los autónomos

El Gobierno anunció el pasado mes de julio que habilitaría un nuevo cese de actividad para los autónomos. Principalmente debido a la confirmación a finales de junio de que no se seguiría proporcionando el cese de actividad extraordinario. Sin embargo, los requisitos a cumplir han complicado que a muchos trabajadores por cuenta propia no se les conceda.

 

 

Tanto autónomos como pymes se están viendo en una situación difícil de afrontar debido a la pandemia ya que muchos de ellos están encontrando dificultades incluso para mantener sus negocios a flote.

 

Con el objetivo de ayudar a estos negocios, el Gobierno planteó un nuevo cese de actividad. Sin embargo, tal y como anunció a finales del mes de junio, cuando confirmó que no habría una prórroga del cese extraordinario. Por lo tanto, ésta era una medida eminentemente distinta.

 

De hecho, las bases del nuevo cese de actividad se sustentan en los fundamentos principales del cese de ordinario, pero con algunos matices. Con esta nueva medida, no es necesario darse de baja ni en Hacienda ni en la Seguridad Social. El objetivo es facilitarle a los trabajadores por cuenta propia reconstruirse.

 

Pero, si el autónomo quiere solicitar el cese de actividad, deberá llevar un año cotizando en la Seguridad Social hasta la fecha de su solicitud. Además, a diferencia que con el cese extraordinario, este si computa como cese, por lo tanto habrá que tenerlo en cuenta en caso de tener en mente solicitar otro cese de actividad en un futuro.

 

¿Cuáles son las cifras del nuevo cese de actividad?

 

El nuevo cese de actividad se le ha concedido únicamente al 4% de los autónomos. Unas cifras muy bajas, que nada tienen que ver con las que dejó el cese de actividad extraordinario. Gracias a la última prestación, alrededor de 1.400.000 autónomos pudieron beneficiarse de una ayuda para pasar la delicada situación que se propició durante la cuarentena.

 

Sin embargo, tras los requisitos establecidos para la nueva medida, el número de beneficiarios se ha reducido.

 

El Gobierno confeccionó la medida en base a la previsión que esperaba sobre la evolución de la pandemia durante el verano, pero la realidad ha sido muy distinta. A tales efectos, los rebrotes han obligado a muchos negocios a cerrar por seguridad.

 

Los autónomos que quieran beneficiarse del cese de actividad deberán demostrar que su facturación se ha reducido en un 75% con respecto al mismo trimestre del año anterior. De lo contrario no les será concedida.

 

Bonificaciones

 

El nuevo cese de actividad tan solo le ha llegado a un 4% de trabajadores por cuenta ajena. No obstante, aquellos que gozaron del cese extraordinario pero no han podido acreditar cumplir los requisitos para éste, han podido disfrutar de una bonificación en sus cuotas durante estos meses.

 

La ayuda ha consistido en una bonificación de la cuota en un 100% durante el mes de julio, en un 50% en el mes de agosto y un 25% para el mes de septiembre.

 

Esta medida, aunque con la intención de ayudar, no resulta de especial ayuda para algunos sectores como hostelería, el turismo o el ocio nocturno, que se retroalimentan entre sí y han visto como, por ley, muchos de sus negocios no han podido abrir.

Enlace tarifas

JF Mobile Menu

Enlace contacto

Contacto Espacio